Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes

Esta Declaración, adoptada en la Cumbre de las Naciones Unidas que se celebró el 19 de septiembre de 2016, es un hito en el reconocimiento global del medio ambiente como motor de la migración.

En concreto, dice (I.1): “Hay otras personas que se desplazan por los efectos adversos del cambio climático o de desastres naturales (algunos de los cuales pueden estar vinculados al cambio climático) u otros factores ambientales. Muchos se trasladan, de hecho, debido a varios de esos motivos”.  También en el punto 7 del Anexo II establece esta relación.

Es el gran paso internacional que se ha dado en los últimos tiempos y uno de sus compromisos (punto 63 y Anexo II) es la celebración de la Conferencia para adoptar un Pacto Mundial sobre la migración segura, regular y ordenada, previsto para 2018.

Los preparativos para este pacto ya incluyen consultas sobre cómo el medio ambiente puede influir en la movilidad y cómo los estados están reconociendo los vínculos entre estas áreas (Making mobility work for adaptation to environmental changes: Results from the MECLEP global research. 2017. IOM*).

Es destacable el punto 41 en el que los países firmantes asumen “el compromiso de proteger la seguridad, la dignidad y los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los migrantes, sea cual fuere su estatus migratorio, en todo momento” o el punto 43 en el que afirman que “la migración debe ser una opción, no una necesidad”.

Autor: Naciones Unidas. Asamblea General

Fecha: Septiembre 2016

Extensión: 28 páginas

Disponible en: Español

Descargar documento