En España también puede haber “refugiados climáticos”

/ En los medios

Cadena Ser /

Siete de las diez cuencas de los ríos que sufren el mayor “estrés hídrico” de Europa están situadas en España.

Y este problema de falta de agua aumentará en los próximos años, según pronostica el nuevo Informe sobre Sostenibilidad de la Fundación Alternativas, porque se espera que “el calentamiento global amplifique las amenazas preexistentes sobre los recursos hídricos y los ecosistemas acuáticos”.

Para paliar este déficit, este informe propone al gobierno que diseñe tarifas que premien a los usuarios que menos agua gastan y, en cambio, “penalicen” a quien derrocha un bien tan escaso.

Además, se pide que la factura del agua incorpore los costes ambientales de este recurso vital.

Refugiados climáticos

España es un país “especialmente expuesto” al cambio climático y esto se traducirá en un aumento del calor, la desertificación y un descenso de las lluvias.

Debido a estos impactos, este estudio de la Fundación Alternativas advierte que también pueden surgir en España los llamados “refugiados climáticos”, es decir, grupos de personas que se desplazan de sus lugares de origen por las malas condiciones ambientales que sufren. Estos procesos migratorios están aumentando (como consecuencia, por ejemplo, de la escasez de agua) tanto en países desarrollados como en desarrollo y también podría afectar a  “diversas zonas de España”. Y eso obliga a las diferentes administraciones “a plantear respuestas de una forma planificada, solidaria, equitativa y respetuosa con los derechos y la dignidad de las personas”.

Contaminación aire

Este informe también denuncia que España aparece en los primeros puestos de emisiones de contaminantes del aire (como dióxido de nitrógeno o partículas en suspensión) y, por lo tanto, “ urge la adopción de un plan para mejorar la calidad del aire”.

Sobre la transición ecológica de nuestra economía, este estudio lamenta que el empleo verde se haya reducido en España “de manera significativa por la regulación antiambiental de los últimos años”.

Los sectores que emplean la mayor parte de la población española son altamente dependientes de los recursos naturales y de la estabilidad climática, por tanto vulnerables a los impactos del cambio climático. La construcción o el turismo son dos buenos ejemplos.

Entre las recomendaciones del informe, destacan la importancia de adoptar planes de transición justa en las comarcas del país afectadas por cierre de centrales energéticas más contaminantes (como las de carbón); una revisión del sistema de educación y formación para responder a las necesidades de los futuros mercados laborales; o la reexaminación del modelo turístico español para abordar decididamente la cuestión de la sostenibilidad.

Leer noticia completa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *