Saltear al contenido principal

La migración en las Islas Marshall, el cambio climático y el papel de los servicios ecosistémicos

/ Blog

Por Brittany Lauren Wheeler en nombre del Proyecto “Clima y Migración en las Islas Marshall

Un lugar de continuidad y cambio

La República de las Islas Marshall (RIM) cuenta con una larga y singular historia de migración y desplazamiento que se entrelaza con una situación ambiental compleja y vulnerable. La cadena de 29 atolones de coral, que se encuentra a menos de 2 m. sobre el nivel del mar en su punto más alto, hace que este estado-nación de escasa elevación sea extremadamente vulnerable al estrés térmico, la sequía, las tormentas, el aumento del nivel del mar y los impactos asociados con los suministros de agua dulce y con la tierra habitable. La navegación oceánica, la reubicación inducida por las pruebas nucleares de Estados Unidos y el aumento reciente de la migración hacia este país, habilitada por el Pacto de Libre Asociación (COFA, por sus siglas en inglés), han creado un contexto especial para la investigación sobre la migración contemporánea inducida por el clima.

Fuente: Michael Christopher Brown, Magnum Photos, MSNBC, “Hell and High Water” (el gráfico original fue elaborado por Melissa Paige Taylor).


El proyecto

El Proyecto “Clima y Migración en las Islas Marshall” (MICMP, por sus siglas en inglés) tenía como objetivo aclarar en qué medida las personas de las Islas Marshall ya estaban migrando debido al cambio climático y el papel que jugaban en sus decisión de migrar los servicios ecosistémicos afectados. En el proyecto, se trabajó con comunidades tanto en la RIM (en la capital Majuro, en Mejit y Maleolap) y en los estados de destino (Hawaiʻi, Oregon y Washington). Se utilizó una encuesta en los hogares y la Metodología Q para determinar los factores migratorios, los impactos de la migración y las perspectivas compartidas y diferenciadas entre las personas encuestadas.

Fotografía realizada por Kees van der Geest

Impulsores, impactos y percepciones (hallazgos)

Descubrimos que las personas encuestadas, tanto en la RMI como en los Estados Unidos, citaban principalmente la educación, la atención médica, el trabajo y las conexiones familiares como motivos para migrar. Sin embargo, el panorama es más complejo. Hubo, por ejemplo, una divergencia en los factores de la migración ambiental entre la RIM y Estados Unidos. En este sentido, muchas más personas encuestadas en Estados Unidos, particularmente en Hawái, mencionaron los problemas ambientales en la RIM como motivo para trasladarse que aquellas que actualmente viven en la RIM. Al representar las variables de los servicios ecosistémicos, aquellas personas que permanecían en la RIM clasificaron la sequía, la falta de agua dulce y el aumento del nivel del mar como preocupaciones serias, pero la falta de oportunidades laborales fue el factor de mayor importancia en la clasificación. En Estados Unidos, casi todas las personas encuestadas percibieron que las grandes mareas estaban aumentando, e identificaron la elevación del nivel del mar como el factor más amenazante al que se enfrentaban en sus lugares de residencia previa en la RIM. Sin embargo, no encontramos una relación estadísticamente significativa entre el aumento del nivel del mar y la decisión de migrar a Hawái o al noroeste del Pacífico.

Al considerar los impactos de la migración en las propias personas migrantes y en aquellas que aún se encuentran en la RIM, las y los marshaleses que aún no se habían trasladado percibieron la migración positivamente en lo que respecta a la mejora en la educación, las oportunidades de empleo, la atención médica y la reducción de la presión sobre los recursos, pero negativamente en lo que respecta a otros resultados, como la «fuga de cerebros», la separación familiar, la ruptura de la cohesión social y cultural y los efectos dañinos de algunas experiencias indeseables en los lugares de destino. Las personas encuestadas en Estados Unidos fueron, en promedio, más positivas que negativas sobre los impactos de la migración en la situación económica y en el bienestar de sus hogares, aunque también indicaron que la migración conlleva pérdidas no económicas significativas, como el debilitamiento en la preservación de la lengua y de los lazos culturales.

Fotografía realizada por Kees van der Geest

En el marco del MICMP también se evaluó el grado en el que había opiniones compartidas dentro de los grupos de personas encuestadas en la RIM, Hawái y el noroeste del Pacífico. Así, en la RMI, la metodología-Q identificó tres grupos de opiniones: críticos de la migración (43,6%), optimistas de adaptación (25,5%) y pesimistas insulares (14,9%). En Hawái, se observaron pesimistas de habitabilidad (45,0%) y optimistas de la migración (37,5%). Finalmente, en el noroeste del Pacífico, el MICMP encontró tres puntos de vista compartidos predominantes: aquellos que podrían considerarse migrantes de atención médica (30,8%), integradores preocupados por el clima (25,6%) y partidarios de la comunidad (28,2%). Para obtener más información sobre el significado de estas categorías, consulte el Resumen Ejecutivo.

Mirando hacia adelante con los marcos jurídicos

El MICMP está explorando el COFA y las disposiciones jurídicas e interpretaciones en evolución relacionadas con el mismo, que son fundamentales para comprender la migración pasada, presente y futura en las Islas Marshall. Debemos incluir la naturaleza crítica del cambio climático en las preguntas jurídicas sin resolver. También debemos preguntarnos si las disposiciones del COFA para la migración actual son aplicables a la futura migración inducida por el clima y cómo se relaciona con los problemas de soberanía y autodeterminación, tanto para las y los marshaleses que se trasladan, como las y los que permanecen en el lugar. A medida que las y los marshaleses se enfrentan a la posibilidad de expiración de ciertas disposiciones económicas en 2023 y continúan indicando la diversidad de experiencias que las personas migrantes tienen en los contextos de reasentamiento en Estados Unidos, dicha investigación socio-jurídica podría ayudarnos a desarrollar una mejor planificación y legislación a pesar de la incertidumbre.

 

Esta entrada del blog, traducida por Beatriz Felipe Pérez, está basada en el Resumen Ejecutivo y el Resumen de Política Legal de COFA del Proyecto de Migración en las Islas Marshall (MICMP). Para obtener más información sobre el proyecto, la metodología y otras publicaciones, así como para leer sobre las y los investigadores y socios que forman parte del MICMP, por favor, visite: https://rmi-migration.com. Asimismo, para obtener más información sobre la perspectiva de los Marshaleses sobre las migraciones, puede consultar el documento: “Migration Perspectives Brief”.

*Brittany Lauren Wheeler trabaja e investiga sobre las interfaces morales-legales de la migración en el campo de la geografía. Su trabajo anterior se había centrado más ampliamente en asuntos de diálogos y procesos de repatriación basados en objetos y humanos, así como en la interpretación histórica y socioambiental de la materialidad y el espacio cultural. Tiene títulos en Lengua Inglesa, Estudios Internacionales de Museos y Migración Forzada obtenidos en instituciones de los Estados Unidos, Europa y África, y ha comprometido sus intereses y preocupaciones con asuntos de reparación, justicia histórica, la muerte y el hecho de morir, y el futuro de migración ambiental en diversas investigaciones, ediciones y trabajos basados en proyectos. Es profesora con experiencia, maestra, escritora, editora y guía turística. Ella está completando su doctorado en la Graduate School of Geography en la Universidad de Clark.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba