Saltear al contenido principal

El limbo de los refugiados climáticos

/ En los medios

El Periódico /

Ioane Teitiota, el primer solicitante de asilo por los efectos del cambio climático, no ha podido quedarse en Nueva Zelanda como refugiado. En septiembre, fue devuelto a su isla, Kiribati, que apenas supera los dos metros sobre el nivel del mar. El aumento de las inundaciones y las tormentas, unido a la salinización del agua subterránea, le han hecho la vida imposible. Sin embargo, la convención de Ginebra no incluye el cambio climático como causa de asilo. «Se estima que entre el 40 y el 70% de la población de las islas de Kiribati, Tuvalu y Nauru se habrá ido a causa del cambio climático», explica Koko Warner, investigadora de la Universidad de Naciones Unidas.

En la COP21, la cumbre del cambio climático de París, se han sucedido los llamamientos a reconocer el estatus de los refugiados climáticos, ya que, según sus defensores, el calentamiento global está causando guerras y migraciones. Un estudio publicado en la revista ‘PNAS’ ha vinculado la guerra de Siria con una sequía ocurrida en los años anteriores, que atribuía a su vez al cambio climático. En el 2007, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, relacionó el conflicto de Darfur con otra sequía.

Leer noticia completa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba