Saltear al contenido principal

Los refugiados climáticos no tienen dónde buscar asilo

/ En los medios

El País /

Si la crisis de refugiados que ha vivido Europa con la llegada hasta el 1 de diciembre de unos 900.000 migrantes este año ha desbordado la capacidad de los Estados para gestionar de forma eficaz la llegada de personas que huyen de la guerra en busca de asilo —fundamentalmente de Siria, Irak y Afganistán— las consecuencias, en cuanto a flujos migratorios, que pueden derivar del aumento de las temperaturas pueden ser devastadoras. Según los cálculos de ACNUR (la agencia de la ONU para los Refugiados), en los próximos 50 años entre 250 y 1.000 millones de personas se verán obligadas a abandonar sus hogares y trasladarse a otra región de su país o incluso a otro Estado si el ser humano no frena el cambio climático. Estos refugiados, que huyen de un entorno hostil donde el clima o los desastres ambientales les han dejado sin agua y alimentos, carecen, sin embargo, de un estatus jurídico en el que buscar amparo.

“No existen estimaciones fiables de la migración inducida por el cambio climático, pero los cambios ambientales ya están dando lugar a importantes movimientos de población”, asegura un portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). De acuerdo con sus estimaciones, “en los últimos 30 años se han triplicado las sequías y las inundaciones”, y los cambios en el medio ambiente o los desastres ambientales han provocado migraciones mayores que los conflictos armados.

Leer noticia completa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba