Saltear al contenido principal

¿Migraciones climáticas en España? Algunas cuestiones previas desde una perspectiva global

/ En los medios

El País /

La observación de determinadas dinámicas migratorias vinculadas al cambio climático que están comenzando a surgir en países desarrollados debería servir a los decisores políticos de nuestro país para plantear, al menos, un debate sobre esta cuestión. Veamos algún ejemplo:

En Estados Unidos, el aumento de temperaturas, la subida del nivel del mar u otros eventos climáticos extremos hacen prever el desplazamiento de millones de personas dentro del país. De hecho, comienza a producirse un desplazamiento poco perceptible pero progresivo del sur hacia el norte del país, no solo de personas, sino también de capitales o medios de producción.

En este sentido, el profesor Solomon Hsiang, de la Universidad de California, al analizar el daño económico que puede sufrir la población de Estados Unidos por el cambio climático y el aumento de temperaturas, afirma que “el cambio climático puede resultar en la mayor transferencia de riqueza de los pobres a los ricos en la historia del país”.

Una riqueza que va del sur al norte del país, y de los pobres a los ricos, dado que estos últimos tendrían la capacidad y medios de adaptarse y desplazarse con mayor facilidad de zonas costeras a zonas más altas de interior, con un ambiente más agradable y a salvo de mayores impactos climáticos. Por su parte, las poblaciones más pobres no tendrían esa capacidad y sufrirían, o ya están sufriendo, con más virulencia los impactos del clima.

En China, por su parte, se puede asistir a un doble proceso migratorio de entrada y salida de las contaminadas urbes del gigante asiático: familias rurales empobrecidas, las más, que buscan empleo y oportunidades en las ciudades a pesar de la contaminación y los riesgos para su salud; y residentes más adinerados, los menos, que huyen de esa polución, en busca de ‘santuarios’, ya sea fuera o dentro del país, donde disfrutar de un aire, agua y alimentos más sanos y limpios.

Dos ejemplos que permiten enmarcar el debate sobre el cambio climático y las migraciones humanas desde una óptica diferente, ya que estos procesos resultan no ser una cuestión exclusiva de los países en desarrollo. Están surgiendo migraciones climáticas en países desarrollados, aunque bajo patrones o circunstancias diferentes a la de los países más pobres, pero que afectan igualmente a aquellos más vulnerables.

Un factor que determina esa mayor vulnerabilidad de las poblaciones más pobres ante el cambio climático, sea en países desarrollados o en desarrollo, tiene que ver con el aumento de poblaciones atrapadas que no pueden desplazarse por falta de medios. Esta situación invertiría de forma perversa el término ‘migrante climático’, que frente a conceptualizaciones previas vinculadas al aumento de la pobreza, definiría el ‘privilegio’ de aquellos con la capacidad de acceso a los medios suficientes para huir del impacto del cambio climático.

El cambio climático nos vuelve a advertir, con ejemplos como este, de su carácter planetario y capacidad de superar las fronteras geográficas o mentales que pudiéramos otorgarle. Es un fenómeno que va varios pasos por delante de nuestra capacidad de decisión y actuación, y añade nuevos desafíos a escenarios previos, como el de las migraciones climáticas, que todavía están por afrontar.

Un apunte final: el cambio climático y sus impactos sociales como las migraciones, influyen de forma directa sobre el ya de por sí aumento de la desigualdad social y la brecha entre ricos y pobres, amenazando ese contrato social, que genera y fomenta la estabilidad, el progreso o la igualdad entre personas, sociedades y países.

Algunas respuestas, básicas, pasan por establecer narrativas que faciliten la comprensión del cambio climático y nuestro propio futuro como sociedad, y la importancia en este sentido de reforzar los procesos y políticas de cohesión social. Respuestas planificadas, solidarias, equitativas y respetuosas con los derechos y la dignidad de las personas, independientemente de su origen o circunstancias.

Leer noticia completa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba