Saltear al contenido principal

El reconocimiento legal se retrasa a medida que crece la población de “refugiados climáticos”

/ En los medios

News Works /

La gente emigra por diferentes razones: guerra, persecución, pobreza. Pero existe otra razón: el cambio climático.

Un informe de 2015 del Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno calcula que, desde 2008, un promedio de 22,5 millones de personas han sido desplazadas anualmente por “desastres climáticos o relacionados con el clima”. La mayoría se mueven internamente dentro de sus países, aunque muchos también cruzan fronteras. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, se espera que ese número aumente.

La idea de los migrantes climáticos -los refugiados climáticos, si se quiere- se ha convertido en mainstream. Pero ayudar a la gente que se desplaza debido al cambio climático no es tan fácil.

Alice Thomas, que dirige el programa de desplazamiento climático en Refugees International, tardó en llevarme hasta un refugiado climático.”¿Sabes que en las entrevistas me preguntan dónde están los refugiados climáticos? Me dicen que quieren ir y preguntan en qué campamento están” dijo riendo.

Comentó que el cambio climático probablemente es el causante de las erráticas lluvias, sequías, inundaciones y el desplazamiento, pero que rara vez es la única causa de movimiento. “Los impactos del cambio climático están interactuando con otros efectos para expulsar a las personas de sus hogares”, explicó.

“Pregunte a un migrante, y la mayoría de las veces no dirá que el ‘cambio climático’ les obligó a reubicarse. Eso va a cambiar. Ya está cambiando” concluyó Thomas.

Los refugiados climáticos en los tribunales

Tomemos, por ejemplo, un caso de Nueva Zelanda. El abogado Trevor Zohs representó a una familia que abandonó la pequeña isla-nación del Pacífico de Tuvalu, en 2007, y se estableció en Nueva Zelanda. En 2012 buscaron un estatus permanente. Afirmaron ser refugiados climáticos. Zohs dijo que la oferta fracasó, porque legalmente, no hay tal cosa. “El clima no persigue directamente”, dijo Zohs.

La Convención de 1951 sobre los Refugiados protege a las personas perseguidas por su gobierno debido a su raza, religión, nacionalidad o pertenencia a un determinado grupo social u opinión política. Pero el gobierno de Tuvalu estaba haciendo todo lo que podía para proteger a su pueblo. Simplemente no podía luchar contra el aumento de los mares. “En este caso particular, el gobierno de Tuvalu es tan víctima del cambio climático como sus habitantes”, dijo Zohs.

En última instancia, la familia apeló utilizando una especie de solución alternativa. Argumentaron que sus derechos humanos serían violados si fueran devueltos a Tuvalu, tanto por la interrupción de las relaciones establecidas en Nueva Zelanda, como por los riesgos potenciales de exponer a sus hijos al mal abastecimiento de agua en Tuvalu. Ganaron.

Thomas dijo que usar las leyes internacionales de derechos humanos no es una solución fiable para los demás en su situación. Si bien el concepto de los derechos humanos es universal, no tiene la suficiente fuerza. Corresponde a cada país elegir si desea implementar leyes internacionales y cómo. “Suponer que los países acogerán repentinamente a un número potencialmente alto de personasdesplazadas no es realista”, dijo Thomas.

Incluso Zohs, quien usó con éxito una ley de derechos humanos en el sistema judicial de Nueva Zelanda, dijo que no es lo ideal. “Supone cierta esperanza y una expectativa el hecho de que los tribunales no tengan que lidiar con eso, que el gobierno de la zona será quien se ocupará de ello”.

Mientras el caso de la familia se extendía a través de los tribunales, casi todos los hogares de las minúsculas naciones del Pacífico de Tuvalu, Kiribati y Nauru se vieron afectados por el cambio climático – por inundaciones, intrusión de agua salada, oleadas de tormentas. Las islas bajas podrían ahogarse y desaparecer en las próximas décadas.

En otras palabras, más familias se trasladarán, sólo para darse cuenta de que no hay un camino claro para ellos.

Soluciones

Varios Estados y organizaciones, entre ellos Refugees International y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, han comenzado a pensar qué hacer con el creciente número de personas desplazadas por cuestiones relacionadas con el cambio climático. Hasta ahora, sin embargo, más allá del creciente consenso de que se debe hacer algo, pocas soluciones se han llevado a cabo. “Necesitamos un sistema, necesitamos leyes e instituciones para poder lidiar con esto”, dijo Thomas. “No conozco un país en el que haya una institución eficaz que esté trabajando o pensando en este tema”.

Una opción es redactar un documento internacional -como la Convención sobre los Refugiados- específicamente para aplicar a los migrantes climáticos. Es poco probable que suceda: tales acuerdos toman mucho tiempo y son políticamente pesados. “Tiene un componente político que es muy difícil de definir y muy difícil de predecir”, dijo Cosmin Corendea, investigador de la Universidad de las Naciones Unidas.

Y de todos modos, dijo Corendea, las convenciones internacionales son reactivas. “Ya sabemos cómo reaccionan las personas, ya sabemos que después de un escenario de cambio climático, tienen dos opciones, se adaptan o huyen”. “Lo que falta en el derecho internacional son medidas preventivas”, dijo Corendea.

“Incluso si se detiene hoy, el proceso de cambio climático continuará, esto está científicamente probado. Pero podemos reducir el impacto del cambio climático en las personas de diferentes partes del mundo de manera diferente “, añadió.

Reubicaciones planificadas en casos extremos como Tuvalu, por ejemplo. Corendea propone acuerdos regionales, donde los países con necesidades y perspectivas similares pueden coordinar. Ha habido algunas discusiones entre los estados del Pacífico sobre cómo manejar los migrantes climáticos, pero aún no hay nada claro. Existan leyes o no, la migración inducida por el cambio climático está ocurriendo. “Aún no está allí, no es visible”, dijo. “Pero será.”

Leer noticia completa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba