Yves Pascouau, especialista en migraciones y cambio climático: “En 2050, 140 millones de personas se desplazarán al interior de su país”

/ En los medios

Euronews /

Dentro del fenómeno de las migraciones hay varios problemas que por su persistencia y su tendencia a aumentar llaman nuestra atención: la descoordinación en políticas europeas y una franja específica que aunque ha existido siempre, tiende a multiplicarse debido al cambio climático, se trata de los refugiados climáticos. No se puede hablar de una verdadera política de inmigración europea concertada, puede que por falta de solidaridad entre los estados miembros, porque hay divisiones políticas.

– Sophie Claudet, Euronews: ¿Hay forma de resolver este problema?

– Yves Pascouau, especialista europeo en migraciones del Instituto Jacques Delors: El problema inicial o esencial diría yo, de la política europea, a imagen de las políticas nacionales, es que no hay una visión a largo plazo. Hoy los estados miembros de la Unión Europea reaccionan a las situaciones sin posicionarse a largo plazo para alcanzar objetivos, establecer hipótesis y encarar medidas y acciones a poner en pie en periodos relativamente largos que puede ser de 15, 20 o 25 años. Esa visión política está ausente.

– Euronews: Hablemos de los acuerdos de Dublín. Van a ser revisados, reformados. ¿Qué podemos esperar de esa reforma?

– Y.P.: El próximo Consejo Europeo, es decir la reunión de los jefes de estado o de gobierno de junio de 2018, deberá dar una serie de orientaciones para lograr la modificación del Reglamento de Dublín.

Hoy estamos en una situación de bloqueo, si no de división entre los estados miembros de la Unión Europea, entre los que piden más solidaridad y los que rechazan acordar más solidaridad.

El reglamento de Dublín es verdaderamente una cuestión de solidaridad: ¿cómo hacemos para ayudar a los estados miembros de la Unión Europea que están en primera línea como Grecia e Italia para mejorar su derecho de asilo.

Y en ese terreno hay aún divisiones profundas entre los estados miembros de la Unión Europea y no tenemos ninguna certeza en estos momentos de que se llegue a obtener un acuerdo de los jefes de estado y de gobierno sobre una revisión de Dublín.

– Euronews: Hablemos de esa distinción que se hace entre inmigrantes económicos y políticos para filtrar a los solicitantes de asilo. ¿Es pertiente esa distinción?

– Y.P.: Las categorías políticas son las que son. La gente que puede pretender asilo o lo que se llama más genéricamente, protección internacional, son gente que huye con razón de persecuciones, luego los que por ejemplo huyen de un conflicto armado son gente que normalmente va a poder beneficiarse de una protección internacional de asilo.

Los que no entran en esta categoría es porque están en otra mucho más amplia que es la de la buena voluntad de los estados, si podemos llamarla así, para acogerlos o no.

Y en realidad las distinciones existen sobre esa base en tanto que no habrá un marco jurídico que proteja a la gente que huye de la miseria por lo que seguirán en el ámbito del favor de los estados.

– Euronews: Puede decirse en cualquier caso que que hay límites en las distinciones que hacen algunos estados. Irak, por ejemplo, es considerado como “zona segura” por numerosos países europeos cuando verdaderamente esa no es la realidad.Lo mismo pasa con Afganistán, pero ese es otro debate.

Para acabar, hablemos de las tendencias migratorias que habrá. Se habla mucho de los refugiados climáticos,que son ya una realidad. ¿Europa se prepara? ¿Es consciente del hecho de que habrá un flujo de inmigrantes climáticos?

– Y.C.: Que Europa se haya puesto en marcha para tomar en consideración y encauzar este asunto es algo que no es por el momento una certeza.

Dicho lo cual hay toda una serie de informes y especialmente un informe del Banco Mundial que se publicó en marzo que demuestran que con toda certeza, que si no se hace nada ni en términos de reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, ni en terminos de política de desarrollo, tendremos en 2050 a 140 millones de personas que van a desplazarse hacia el interior de su país, sea en el Africa subsahariana, en Asia del Sur o en América Latina.

Así que los efectos del cambio climático sobre la migración están claramente identificados. Ahora de lo que se trata es de encontrar una respuesta adaptada que sea a la vez una respuesta europea: ¿qué hacemos con la gente que se ha visto forzada a desplazarse por sequías, inundaciones o tempestades?

¿Y qué hacemos a nivel de la comunidad internacional para formular la pregunta ¿Los refugiados climáticos deberían tener un estatuto jurídico para su protección? Y esto es en mi opinión una pregunta que va a estar en la agenda política aún por muchos años.

Leer noticia completa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *